Águila real


Hola a tod@s,  mi padre dice que las cosas se consiguen con esfuerzo, sacrificio y algo de suerte. Para poder hacer esta entrada en el blog yo he puesto el sacrificio, siete horas de viaje de ida a Alhama de Murcia , dormir cinco horas, entrar en el hide a las 6,15 horas de la mañana en el que estuvimos doce horas (las doce horas más cortas de mi vida) y siete horas más de viaje de vuelta a casa, eso sí, con una alegría inmensa en el cuerpo . El esfuerzo y trabajo necesario para conseguir que este sacrificio se convirtiese en alegría lo han puesto mis amigos de Photo-Logistics, Carles Santana, Roger Sanmartí y en especial Eugenio Martínez Noguera y Juan José Carave Merino, los responsables en Murcia. A todos ellos les quiero dar las gracias por todas las atenciones y amabilidad que me muestran y sobre todo por el gran trabajo que están haciendo para que aficionados a la Naturaleza como yo, podamos disfrutar de bellezas como este Águila Real de la Sierra de Espuña.

Podéis hacer click en las imágenes para verlas en mayor tamaño






A las 5,30 horas nos recogió Juanjo en el hotel y nos llevó hacia el hide. Durante el viaje nos explico cosas sobre la Sierra de Espuña, la fauna, flora y las actividades que en ella se hacían. Poco después llegamos al hide y empezaron los nervios. Se trata de un hide amplio y cómodo, desde el que hay una buena visión de los dominios de nuestra protagonista y a muy poca distancia (unos 14 metros) de la roca que utiliza como posadero.

Macho adulto

Hembra adulta
Creo que además de ser un hide perfecto para fotografiar nuestra águila posada, lo es también para hacer vuelos, tanto en las entradas como en los vuelos de reconocimiento que realiza continuamente. La verdad es que hay que estar muy atento ya que nuestra protagonista es muy silenciosa (o esa sensación me dió) y solo me daba cuenta de su presencia cuando la tenía delante. Además ese día no nos ayudó nada el fuerte viento del norte que había. Como soplaba al contrario del hide, a nuestra águila  le era mucho más cómodo entrar desde el sur y por tanto de espaldas al hide, pero imagino que en días sin este tipo de viento o con viento del sur, fotografiar estas entradas puede resultar espectacular.


Tuve la suerte de que entró la pareja y en varias ocasiones. Por desgracia no posaron juntas en ningún momento. Sobre las seis y media de la tarde nos vino a recoger Eugenio y bajamos hacia el pueblo de Alhama con una alegría inmensa por lo conseguido.



Ha sido una jornada intensa y agotadora pero que recordaré siempre por la experiencia de ver el águila real de la Sierra de Espuña.
Espero que os gusten las fotos tanto como a mi.

Un saludo desde Girona

Mario Cobler Blanco

15 comentarios:

Marc Albiac dijo...

Hola Mario, vaya serie de real, creo que las doce horas ahí dentro fueron recompensadas. Algunas de estas no me las enviaste y hay algunas chulísimas, por ejemplo la penúltima y sobretodo la cuarta.
A ver si nos vemos pronto.
Felicidades por las tomas.
Marc

Xavi Albiac dijo...

Hola Mario, ufffff!!! excelentes fotografías!!! Nos han encantado. Hay que tener un autocontrol increíble para no ponerse nervioso teniendo semejante especie delante de tu objetivo y tú viendo el resultado lo has tenido sacando unas fotos impresionantes. Moltes felicitats!!!! Una abraçada i records als pares!

Egoitz Gonzalez dijo...

Ostrassss que pasote Mario que calidad, espectaculares. Esa luz ademas es un pasote y todas estan genial, no descarto ni una. Me has dejado boquiabierto :)
Enhorabuena por las fotazos, un abrazo Egoitz.

Pablo Reina Martinez dijo...

Que maravilla de reportaje, debe ponerse el corazón a cien cuando entra la real al posadero. Enhorabuena y saludos desde Ecija.

Pablo Roces Albalá dijo...

Que la suerte te acompañe, lo demás ya se ve que lo pones tu.
La séptima con la uña en la roca ofrece una tensión impresionante. Gran trabajo en general con una luz hermosa y una experiencia que no se olvida. Saludos

Isidro Ortiz dijo...

Excelente serie,buen trabajo el que as realizado,enhorabuena.Saludos

José-Elías Rodríguez dijo...

Las fotos son , sin duda muy buenas, sobre todo las que están de espaldas por verse las garras. Pero seguro que las vivencias son lo mejor, eso no se borra de ningún disco duro.

ferreiro dijo...

sin duda ha merecido la pena tanto esfuerzo menudo fotones que has conseguido un saludo

Jesús Giraldo Gutiérrez del Olmo dijo...

Buenas MArio. Me alegro muchísimo de esa experiencia, las fotos son una maravilla sobre todo las que salen completas con las garras, creo que mereció la pena el viaje y la paliza. Un abrazo muy fuerte y de nuevo me alegro mucho por tí

Pedro Schreur Cordero dijo...

¡Que palizón!Pero el resultado ha salido perfecto.¡Que suerte que tengo teniendolas a 25 km de mi casa!
Las fotos son una maravilla de las grandes y la real ha quedado de lujo.
Felicidades.
Saludos.

Vicent Estellés dijo...

F E L I C I D A D E S . muy buenas fotos Mario ,
dale recuerdos a tu padre.
Enhrabuena
Vicente

Jose Pesquero dijo...

Felicidades por tan buena experiencia y por la tremenda calidad y belleza de las imágenes que has conseguido en esa jornada. Son dignas de dedicarles unos cuantos minutos una a una. Enhorabuena y un saludo. Jose PG

Juanma Hernández dijo...

Estupendas Mario. Como bien dice tu padre, las cosas se consiguen con esfuerzo, sacrificio y algo de suerte, efectivamente, y detrás de estas fotografías hay un buen trabajo y bastante esfuerzo, tanto detrás de ellas, como en el momento de realizarlas, la suerte influye, pero sin trabajo y esfuerzo no hay nada que hacer ;-). Enhorabuena Mario, están muy bien, con una luz deliciosa además. Un saludo para ti y tus padres.

Manuel Ramírez Muñoz dijo...

Hola Mario, estupenda serie, muy buen trabajo seguro que disfrutarías un montón. Si puedes me envías un correo contándome lo del hide, precios, lugar y fechas propicias por si me puedo escapar. Un abrazo y a disfrutarlas.

teca dijo...

Valeu a pena o sacrifício! Sua reportagem está de luxo! Parabéns e felicidades!!!

Feliz ano novo!
Beijos e flores.