Islas Farne

Hola a tod@s, desde hace tiempo había oído hablar de las Islas Farne y había visto fotos hechas en ese lugar, por lo que me planteé que en un futuro podría ser un buen destino fotográfico. Llevaba tiempo intentando convencer a mis padres y al final un encuentro casual con Iñaki Relanzón y  Manel Subirats  en Revilla me ayudó a convencerlos.  A ambos les doy las gracias por los consejos y ayuda en la organización del viaje y en especial a Manel Subirats que al vivir en nuestra misma ciudad, hemos tenido más contacto con él y hemos molestado un poco más.


Podéis pulsar en las imágenes para verlas a mayor tamaño





Teníamos prevista la salida para el día 02 de Julio, justo después de los exámenes finales. La espera  hasta el día de salida fue muy intensa y larga, por suerte a medida que iban pasando los días me iba alegrando cada vez más.
Cogimos un vuelo desde Barcelona hasta Newcastle. En el Aeropuerto, las horas hasta la salida del avión se hacían eternas, pero la cara me cambió de repente cuando sonó una voz por los altavoces diciendo que ya podíamos embarcar. Ya en el avión, nervioso y a la vez contento, me conseguí relajar y disfrutar del viaje. Sobre la una de la tarde aterrizamos en el aeropuerto de Newcastle, donde cogimos un coche de alquiler.  Tras una hora de viaje, por supuesto acompañados por la abundante lluvia inglesa llegamos a Seahouses, bonita ciudad costera y punto de partida de las salidas hacia las Islas. Ya por la tarde, después de instalarnos en la casa, bajamos al puerto y me llevé una gran sorpresa, había eiders por toda la playa!!!!!!.
Me fui corriendo hacia la casa, cogí el equipo y me fui otra vez hacía donde estaban los eiders, eso sí, con poca luz y con una fina lluvia cayendo, pero no podía resistirme a hacer mis primeras fotos a los eiders (ejemplares jóvenes) y mis primeras fotos en Seahouses. Al llegar me di cuenta de que venían todos hacia mí,  y pensé: "madre mía este es mi fin!!", por lo visto están acostumbrados a la gente y a que les den algo de comer y en cuanto ven personas, corren a por la comida. Como no llevaba nada de comer, debieron pensar que yo no era interesante y enseguida se marcharon. De todas formas intentaría fotografiarlos en otra ocasión.




A la mañana siguiente, nos levantamos a las 5:30 de la mañana y salimos con la intención de hacer fotografía del amanecer en la playa, no pudimos hacer ninguna foto: una espesa niebla lo envolvía todo y eso ocurriría todas las mañanas. La niebla por suerte desaparecía durante la mañana y dejaban paso a unas nubes que siempre amenazaban con lluvia. Uno de los consejos que nos dieron Manuel e Iñaki, fue que saliésemos a fotografiar, hiciese el tiempo que hiciese, que el tiempo allí era muy cambiante y que en cualquier momento podía salir el sol. Así que perfectamente equipados con ropa impermeable, nos dirigimos hacia el puerto a coger una de las embarcaciones que nos llevarían a las Islas Farne.
Las islas Farne son un grupo de pequeñas islas costeras del mar del Norte, situadas en la costa oriental de Inglaterra, en las costas de Seahouses (Northumberland). Existen de 15 a 20 o más islas dependiendo de la altura de la marea.  Están dispersas a unos 2,5-7,5 km de distancia de la costa inglesa, divididas en dos grupos, el Grupo Interior y el Grupo Exterior. La principal  en el Grupo Interior es Inner Farne; la principal del Grupo Exterior es la isla Staple. Los dos grupos están separados por el estrecho Staple. Sólo estas dos islas se pueden visitar y todas ellas forman una reserva de vida silvestre de enorme valor.
Hay varias compañías que hacen esa ruta y ofrecen diferentes salidas, nosotros nos decidimos por una que ofrece una excursión llamada “All day bird watching”, que nos pareció que era la más completa, pues además de un pequeño tour por las Islas y observar a las colonias de focas grises, incluye dos desembarcos en las dos islas principales, la Staple y la Inner Farne, cada uno de ellos de más o menos dos horas de duración (tiempo suficiente para llenar bastantes gigas de tarjetas). A las 9:30 de la mañana nos subimos al barco, fuimos primero a ver la Focas Grises, pero había mucha niebla y no les pude hacer muchas fotos.



Después nos enseñaron las islas Staple Island y la Inner Farne, donde ya había mucha actividad de aves y donde quería ansiosamente desembarcar. Primero bajamos en la Staple Island, en la que estuvimos dos horas. Allí pude fotografiar de todo, pero sobretodo, con lo que llené más las tarjetas fue con los frailecillos, no paraban de posar, hacer entradas y salidas, venir con peces y interactuar entre ellos, se muestran muy confiados y se acercan con facilidad. No podía quitar ni la vista ni la cámara a estas aves. También hice fotos a los cormoranes moñudos con sus crías, a las gaviotas tridáctilas que también estaban criando y a una pareja de fulmar boreal que solo me dio tiempo a hacerle dos fotos, ya que el barco salía y no quería hacer esperar al pasaje.






Antes de desembarcar en la Inner Farne nos advirtieron de que nos protegiésemos las cabezas pero no dijo el porqué (Nosotros ya lo sabíamos, gracias Manel¡¡¡). Así que me puse el gorro por si acaso y efectivamente: nos las teníamos que proteger!!! Nada más desembarcar, nos empezaron a venir  algunos ejemplares de charran ártico que parecían muy enfadados con nosotros y con el propósito de advertirnos de quien mandaba allí. Más tarde me di cuenta de que atacaban a las personas para que no se acercasen a sus nidos, pues anidan justo en los bordes del camino que te lleva hacia el interior de la isla. La verdad es que es todo un espectáculo, una nube de charranes volando, gritando y picoteando las cabezas de los excursionistas.



Allí fue menos intenso que en la Staple, pero también pude fotografiar algunas aves que allí no había podido hacer, como por ejemplo alcas y araos. Sobre las 16:30 llegamos al puerto de Seahouses y me fui a probar suerte con los eiders, por supuesto vinieron y esta vez además de las hembras y crías, había un macho joven.
El día siguiente amaneció peor, con lluvia bastante intensa y un mar revuelto, por lo que decidimos cambiar la excursión e ir solo a la Isla Staple (para mí, la mejor isla). Seguí haciendo fotos a los frailecillos, pero esta vez con mejor luz y los combiné con gaviota tridáctila (que escandalosas que son¡¡¡) y con una única y tímida pareja de fulmar boreal.


Al día siguiente y ya triste porque era el último día de nuestra estancia, me decidí dejar a un lado los frailecillos y centrarme más en otras aves que hasta ahora las tenía un poco olvidadas.  Hicimos la excursión del primer día, ya que era más provechosa (4 horas de fotografía), pero me resultó imposible no fotografiar a los frailecillos y decidí hacer una cosa, como ya los tenía posados, pues intenté hacerlos en vuelo, aprovechando además que fue el único día que apareció el sol. Empecé muy contento e ilusionado, a ver si me salía alguna foto bien de vuelo. Me situé con el sol detrás e intenté fotografiarlos en vuelo cuando pasaban delante de mí. Acabé con el autoestima por el suelo, ni una en foco. 









Mi padre me aconsejó cambiar de estrategia y esperarlos y enfocarlos cuando venían de frente y también me cambió de lugar, a un sitio un poco más elevado en el que los distinguía a distancia cuando entraban desde el mar. Así que me planté allí y me propuse sacar algún vuelo antes de irme. Como veía que con el trípode era imposible de seguir a los frailecillos, decidí arriesgar mi muñeca a una fractura y me puse con el 500mm a hacer fotos en vuelo a pulso de los frailecillos, fue una maniobra arriesgada pero creo que me dio buen resultado. De vuelta a Seahouses, por supuesto visita obligada a los eiders, para despedirme y hacerles alguna que otra foto y a preparar las maletas para la vuelta.



Han sido unas vacaciones cortas pero muy intensas, en las que he podido fotografiar verdaderas preciosidades y sobre todo he podido disfrutar de su comportamiento, de la confianza de los frailecillos, de la timidez de los fulmares, del escándalo de las tridáctilas y de los divertidos ataques de los charranes.
La vuelta no fue tan divertida, pero el recuerdo de esos momentos y las muchas fotos que he traído, seguro que me animan hasta la próxima vez.

Espero que os gusten las fotos tanto como a mí.

Un saludo desde Girona


Mario Cobler Blanco

11 comentarios:

pponavarro photos dijo...

renassos Mario, vaya entradon, todas molan pero la serie de los frailecillos esta genial y los 2 ultimos vuelos, son las que mas me molan, enhorabona de la bona, salut i força

Isidro Ortiz dijo...

Magnifica entrada y las fotos del 10,enhorabuena por ello.Saludos

Unknown dijo...

Hola Mario,

recuerdo perfectamente cuando os conocimos en el mirador de Revilla. Y también recuerdo que hablamos sobre las Farne como un proyecto fotográfico condicionado a las notas escolares. Deduzco que una cosa ha llevado a la otra. Muchas felicidades por tus notas, por tus capturas ( que destacan por su calidad) y por la experiencia adquirida que te será de gran valor en el futuro fotográfico que te espera.

Encantado de que me sigas molestando un poco más que a los demás.

Un saludo y un abrazo cordial a tu familia,

M. Subirats

Marc Albiac dijo...

Hola Mario, quina sort haver agafat els xatracs, i els frarets amb els peixos al bec, i els eiders cambiant el plomatge, jo els vaig veure amb el d'estiu. M'encanten la dels somorgollaires i el niu de la gavineta de tres dits. La primera sèrie dels frarets té una llum molt suau. Felicitats per les fotos en especial la dels frarets en vol.

Marc Albiac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marc Albiac dijo...

L´he borrat perquè se m'havia publicat un altre cop
jeje

Jesús Giraldo Gutiérrez del Olmo dijo...

Buenas Mario.
OPedazo de entrada con unas fotos sobresalientes y unos comentarios estupendos y muy entretenidos. La verdad es que no sabes lo que te envidio un viaje como el que has realizado. Un abrazo muy fuerte

Egoitz Gonzalez dijo...

Aupa Mario valla vacaciones mas guapas y que fotazas te has traido de ese marabilloso lugar. Son todas espectaculares y con una gran calidad, nitidez y detalle. No me estraña que llenarias la tarjeta con los frailecillos ya que son muy guapos y fotogenicos y cuantas mas fotos hagas muchas mas buenas.
Bueno enhorabuena por las fotazos y buen verano, una brazo Egoitz.

Juanma Hernández dijo...

Enhorabuena Mario, por el viajecito tan guapo y por el buen material que se ve que has conseguido, me encantan esos frailecillos. Saludos y feliz verano

Rubenrubio7 dijo...

Hola Mario,
Soy un chaval de 14 años.
He llegado hasta tí por Carlos Junior, me gustan mucho tus entradas.
Sigue así, pocos como nosotros disfrutan de la naturaleza.

Un saludo,

Pedro Schreur Cordero dijo...

Enhorabuena por las fotazas que has hecho en estas vacaciones.Me gustan especialmente las de las alcas,los araos y los frailecillos.
Felicidades.
Saludos.